Algunos fueron condenados, otros perseguidos y algunos hasta secuestrados. Todo por una plata que no les dejó riquezas sino muchos problemas.

Esta mujer, que pasó de vender tintos y barrer calles a cambiar la Constitución, cuenta cómo supuestamente vendió su voto. 

Héctor Paúl Flórez deberá pagar 40 años por el crimen, de los cuales ya sirvió 18. Él insiste en que no tuvo nada que ver y hasta la familia Gómez le cree.

Miles de mujeres caen en las redes de la esclavitud sexual sin poder liberarse. Por primera vez hablan quienes se encargan de enrolarlas en ese infierno. 

Ambos lo recuerdan como alguien de quien era fácil enamorarse. Hablan de su bondad, su ternura y de lo que consideran fue un crimen anunciado.

Páginas