De Luis Carlos Alberto, un niño colombiano sin hogar, a Olivier Pradet, un diplomático francés

Adoptado junto a dos de sus hermanos, creció sin olvidar su pasado, aunque fuera triste, y 20 años después regresó para hallar a su madre biológica y más familia.