Jody Williams, la hippie frentera a la que el Nobel le robó lágrimas, pero no de felicidad

“Las mujeres que se portan bien no cambian el mundo, y yo no me porto bien”, dice. Calló una violación por su lucha y ha conseguido el desminado de 36 países.