La cara bonita de los perezosos es su maldición

Son presa favorita de traficantes ilegales que, para venderlos, mutilan sus dedos. Fundación en Antioquia ha rehabilitado la mitad de los que ha podido rescatar.