Para profesionalizarse las FARC secuestraron a cerca de 400 personas

Las usaron para hospitales tansitorios, construir y educar a sus filas. Una madre y una esposa hablan de las casi dos décadas que llevan esperando su regreso.