María Luisa Fuentes Burgos se ganó el respeto de Boavita por su valentía. Pese a vivir la represión de parientes y la sociedad, su sonrisa borra todo prejuicio.