La vanidad le abrió las puertas al deporte de las narices chatas y a sus 29 años quiere noquear cualquier obstáculo para ser campeona mundial.

La gesta del ‘Champion’, que de pescador pasó a ser rey del peso medio, hoy vive su ocaso. Ahora camina lento y sus recuerdos son cada vez más escasos.