“No somos narcotraficantes”, dicen los 146 habitantes de esta vereda en Nariño, a donde no han llegado las promesas del Gobierno.