Mónica Henao

La vanidad le abrió las puertas al deporte de las narices chatas y a sus 29 años quiere noquear cualquier obstáculo para ser campeona mundial.