Manuel del Cristo Martínez Romero

Este patriarca de un corregimiento de Ponedera creó tres porros, prohibió llorar, pagó el ron y contrató una banda. Así, se dio el lujo de escribir su final.