“No somos narcotraficantes”, dicen los 146 habitantes de esta vereda en Nariño, a donde no han llegado las promesas del Gobierno.

En 10 minutos y 32 hachazos cae un árbol en lo profundo de la selva de Nariño. De sus 25 metros solo sirven 9 y sacarlo del bosque tarda hasta dos meses.